Uncategorized

Claves para poner en práctica la educación positiva con niños y niñas

Cuando faltan tan solo algunas semanas para cumplir un año del inicio de la pandemia, una de las conclusiones a las que, probablemente, llegaríamos todos a la vez es que ha sido un reto en todos los sentidos: el confinamiento, las restricciones de movilidad, el teletrabajo, la escuela a distancia… Los expertos llevan meses alertando que esta nueva realidad nos hace vivir con mayor estrés y ansiedad. Si últimamente has notado que perdías los nervios y la paciencia, que tus hijos e hijas estaban más irritables… ¡calma! La educación positiva propone un montón de opciones para que puedas educar a tus hijos e hijas siguiendo esta metodología educativa.

¿Qué es la educación positiva y cómo funciona?

02-2

La educación positiva es la aplicación de la psicología positiva, un término acuñado principalmente por Martin Seligman, y aspira a educar a niños y niñas para convertirlos en adultos seguros de sí mismos, responsables, respetuosos, empáticos, resilientes y felices. Además, señala que la educación en el bienestar y en las emociones no solo es positiva para el desarrollo de los más pequeños. El Consejo General de la Psicología de España, en un informe sobre este tema, coincide en que la educación positiva tiene un efecto dominó que repercute en los educadores, en las familias y, por extensión, en la sociedad en general.

Además, la educación positiva pone las emociones en el corazón del aprendizaje. Lo hemos contado en el blog en multitud de ocasiones porque esta es, precisamente, una de las claves de nuestro método de aprendizaje de inglés para niños y niñas.

5 claves para educar en positivo

03-2

Como la educación no es solo trabajo de las escuelas, a continuación, te compartimos algunas claves que pueden ayudarte a aplicar una educación positiva en casa, a gestionar mejor las emociones de tus hijos e hijas, a enseñarles a identificarlas y a guiarlos hacia un futuro más sereno y feliz. Estas claves están basadas en los criterios que define Jane Nelsen, Doctora en Psicología Educativa.

1. La importancia del respeto mutuo

No hay lugar para el autoritarismo en la educación positiva. Para que todo funcione bien, todos en casa deben respetar a los demás. Como adultos, nuestra tarea es respetar las necesidades de nuestros hijos e hijas, y evitar las famosas situaciones de «porque lo digo yo». Empieza por explicarles lo que está por venir, que sepan qué vais a hacer y cómo lo vais a hacer. Eso evitará que se resistan cuando les propongas algo que no les apetece y que tampoco se esperaban. Lo puedes aplicar en las rutinas del día a día. Por ejemplo, explícales por la mañana que después del colegio tocará escuchar el audio diario en inglés. Cuando llegue la hora podrás recordarles lo que habéis hablado antes y llegar a un acuerdo. Es probable que no les apetezca y que prefieran ponerse a jugar, pero ya saben que es algo planeado. Puedes explicarles que tú también has tenido un día duro y que después podrán jugar.

2. Ten en cuenta la opinión de todos

Cuida la manera de hablar con tus hijos e hijas. Un buen truco de la educación positiva es preguntarte si te atreverías a decirle a un adulto eso que ibas a decirle a un niño. ¿Le dirías a un adulto que, si no se come las verduras, no va a levantarse de la mesa en todo el día? ¿O que, si no quiere ir a inglés, va a estar castigado? Seguro que no. ¡Pues a un niño tampoco! Siguiendo con el truco anterior, crea rutinas para que nada surja de la nada, pero creadlas juntos. Una herramienta poderosa de la educación positiva es la de las opciones limitadas. No se trata de que tus hijos e hijas hagan lo que les da la gana, sino de enseñarles que su opinión es importante. Ofréceles distintas opciones para la resolución de un problema; todas deben ser válidas y debes respetar la opción elegida.

3. Comunicación efectiva basada en el juego y el humor

El juego es un gran motor para el aprendizaje porque fomenta la emoción, base de cualquier enseñanza. Sirve para aprender matemáticas o inglés, pero también para poner en práctica rutinas y tareas del día a día. Puedes convertir la hora de recoger los juguetes en un juego, animarla con una canción, o en una carrera de quién guarda más muñecos en el cajón. Con los idiomas, la fórmula es la misma. Consigue que ese rato diario de inglés sea divertido y el éxito estará asegurado porque conseguirás que tus hijos quieran hacerlo por voluntad propia.

4. Fomenta su independencia, pero explica cómo deben hacer las cosas

La educación positiva es alentadora, pero no alabadora. La diferencia es que pone la atención en el esfuerzo y en la superación, no simplemente en el éxito. La fórmula de la educación positiva en estos casos se basa en cuatro etapas:

● Hazlo tú y que tu hijo vea cómo lo haces
● Hazlo tú y que tu hijo te ayude
● Que lo haga tu hijo y tú le ayudas
● que lo haga tu hijo y tú le miras

Este sistema puede servirte a la hora de poner la mesa o de fomentar el hábito de la lectura. Como ya te hemos contado, el gusto por leer debe cultivarse desde muy pequeños, por eso tus hijos deben verte leer, no solo cuentos para ellos, sino también libros para ti. Lee historias y que te escuchen; lee historias y que te ayuden identificando personajes, dibujos o letras; deja también a tu hijo que te lea su propio cuento y le ayudas cuando le cueste; y finalmente deja que lea sin intervenir.

5. Habla en positivo

Intenta centrarte en las cosas que tus hijos e hijas sí pueden hacer, más que poner siempre el acento en lo que no pueden hacer. Una herramienta de la educación positiva es cambiar las amenazas por las negociaciones. Imagina que tus hijos no quieren terminar un ejercicio para el colegio. En lugar de enfadarte y amenazar con que, si no terminan el ejercicio, no van a poder salir a jugar, plantéaselo como una consecuencia lógica. Por ejemplo, «En cuanto termines el ejercicio, iremos a jugar», así pones la pelota en su tejado para que tome la decisión de terminar el ejercicio para luego poder ir a jugar.

Y finalmente, respétate también a ti. No temas tomarte unos minutos cuando la situación sea insostenible. Tienes derecho a pedir tiempo muerto, a respirar.

 

¿Te gustaría visitar uno de nuestros centros o venir a una clase de muestra? Deja tu mail y contactaremos contigo.

 

You have successfully subscribed to the newsletter

There was an error while trying to send your request. Please try again.

Kids and Us will use the information you provide on this form to be in touch with you and to provide updates and marketing.